Las fragancias primaverales impulsan la felicidad y actúan como factor antienvejecimiento

Las fragancias primaverales impulsan la felicidad y actúan como factor antienvejecimientoDeterminados aromas mejoran el estado de ánimo e incluso algunos calman las sensaciones de ansiedad o estrés.

Con el incremento de las temperaturas en primavera, el componente genético hace si cabe más diferente la percepción del aroma según la persona.

Con el cambio de estación y de tendencias, las fragancias adquieren un mayor protagonismo siempre que se acerca la primavera. Según La Botica de los Perfumes, las fragancias primaverales impulsan la felicidad y actúan como factor antienvejecimiento.

Determinados aromas son capaces de potenciar una mejora general del estado de ánimo, como demuestra el hecho de que el olor a pino provoca efectos relajantes y positivos en la persona. No es de extrañar que existan distintas fragancias que utilicen esta nota para transportar a quienes las utilicen a bosques poblados de pinos que evocan parajes montañosos.

Los efectos de felicidad se completan con los aromas que calman sensaciones de ansiedad y estrés, haciendo del comienzo de la primavera una época relajada y tranquila que es la base de cualquier estado de felicidad. Los cítricos penetran en nuestro sistema nervioso olfativo provocando un efecto placebo allí donde se origina el estrés y la ansiedad. A su vez, aromas como la vainilla también tienen efectos relajantes y se encuentra presente en muchas de las fragancias de las colecciones primavera-verano.

Uno de los aspectos desconocidos para muchas personas es el efecto antienvejecimiento que algunas fragancias poseen en su composición. Las esencias que componen el perfume, como la lavanda o la bergamota, aromas muy asociados a la primavera, también actúan como elementos que ayudan a retrasar el envejecimiento.

Con la llegada de la primavera, la temperatura resulta decisiva en el proceso de evaporación de la fragancia. Si a este factor le añadimos la intensidad que algunos de los perfumes poseen y además tenemos en cuenta la carga genética de cada individuo, la huella de la fragancia se hace diferente y su percepción varía según la persona que lo lleve. Para lograr este toque y que el efecto del perfume sea refrescante, notas frutales como la del pomelo, el té de melocotón y las flores blancas o rosas frescas son los mejores ejemplos.

Finalmente, La Botica de los Perfumes apuesta por las fragancias ligeras, frescas y capaces de cambiar el estado de ánimo. Si además el factor antienvejecimiento está presente, pulverizar con alegría es sinónimo de sentirse rejuvenecid@.

Si eres un Medio de Comunicación puedes contactar en:
comunicacion@laboticadelosperfumes.com

DESCARGAR DOSSIER DE MEDIOS

Facebook